Compartir

Por Ivonne Coñuecar

Una ruta que año a año atrae y cautiva a más visitantes. Fue anhelo de conexión con el resto del país y abrió las venas de un territorio mágico e impresionante. Con sus 1.240 kilómetros de extensión, la Carretera Austral atraviesa de norte a sur la Región de Aysén, una zona con más de 2 mil millones de hectáreas de bosque nativo y con extensas áreas protegidas.

El turismo ocupa el cuarto lugar como actividad económica, y ha experimentado un notable crecimiento, diversificación y fortalecimiento. En 1990, el ingreso de turistas rondaba los cien mil, cifra que ha aumentado progresivamente a medio millón de visitantes al 2016; genera siete mil empleos, de acuerdo al Anuario de Turismo 2017 de Sernatur Aysén. No solo son atractivos los paisajes, la flora y la fauna (alberga especies en extinción como el puma y el huemul), sino que también su gente y tradiciones, que mezclan la cultura gaucha y chilota. La aventura es una de las principales motivaciones para los turistas, quienes provienen de diversos países y el cuidado de la naturaleza es una preocupación constante para hacer del turismo un actividad sustentable y de desarrollo económico con mínimo impacto. Las estaciones intermedias, otoño y primavera, se han vuelto un atractivo, por su gran belleza escénica, temporadas menos saturadas, donde lo impredecible se vuelve encanto y un recuerdo inolvidable.

 

Pioneros en el Turismo

A mediados del siglo pasado comenzó el boom del turismo a nivel mundial y la Región de Aysén no estuvo alejada de ese proceso. La historia de la empresa familiar de los González Puchi los instala como pioneros. Comenzaron en los años sesenta con transporte en el lago General Carrera, en la barcaza Pilchero, y durante la construcción de la Carretera Austral, en los setentas, forman la empresa Transportes Aéreos Coyhaique Limitada (TAC) con vuelos diarios Puerto Montt – Coyhaique. Fueron estos recorridos, de inigualable belleza, que los motivaron a recibir a los primeros aventureros. Han transcurrido varias décadas y, consolidados en la experiencia turística de calidad y sustentable en sus dimensiones ambientales y socioculturales, reúnen a más de cuarenta operadores turísticos que ofrecen distintos tipos de servicios. Cuentan con un plan de expansión que incluye una Fundación y presencia en otras ciudades. “El 2018 instalamos centros de información turística en Santiago y Valparaíso, con tiendas de productos tangibles para promover también el trabajo de los productores locales, elaboraciones de alta calidad, como artesanías, libros, música, ingredientes de cocina, cervezas, artículos de belleza, prendas de vestir, hechos en Aysén”, señala Alejandro González Puchi, Director General de la Organización Carretera Austral.

Uno de los objetivos es ir en sintonía con el avance de la inversión pública en el territorio Aysén, sobre todo en conectividad, ya que para el año 2020 se espera un alto aumento de visitantes cuando el tramo Puerto Montt – Coyhaique esté pavimentado, sumado a los avances en la ruta Cerro Castillo hacia el sur. “Esta inversión pública, no ha venido aparejada -hasta el momento- con una inversión privada que soporte la demanda creciente, que podría convertirse en un peligro en el impacto al territorio, produciéndose la saturación de localidades”, finalizó. 

Fotografía: Jimmy Valdés

 

Tagged : # # # #

Risco