Compartir

El Concejal de Cochrane, Miguel Aravena Torres, alertado por vecinos de la comuna, visitó el sector constituido por terrenos fiscales administrados por la Conaf, y comprobó la gran cantidad de desechos forestales apilados al interior y en la periferia de este recinto, de aproximadamente 53 hectáreas.

A raíz del último incendio forestal ocurrido en la comuna durante el verano de 2019, en el sector de Colonia Sur, que significó una pérdida de 15.000 hectáreas de bosque nativo en la zona, las autoridades resolvieron financiar un proyecto de manejo forestal y reconversión de plantaciones a bosque nativo, con un enfoque en silvicultura preventiva y productiva, por 576 millones de pesos, con la finalidad de mitigar y evitar futuros incendios en la comuna.

Luego de 2 años, el proyecto, que ayudaría a la creación de empleo y a la utilización de la madera aserrada en beneficio de la comunidad, finalmente se centró en esto último y no en minimizar la ocurrencia de un potencial siniestro en los sectores de interfaz urbano-forestal 2 y 3, denominados Cerro La Cruz.

Aravena indicó que, la plantación de bosque de pino tiene un alto riesgo de ignición y de rápida propagación del fuego, y se encuentra cerca de la zona urbana de Cochrane, con centenares de construcciones y familias. Además, al noreste, una zona de interfaz urbana que colinda con el bosque, donde decenas de familias han construido viviendas y emprendimientos turísticos, principalmente en madera.

Finalmente, el concejal llamó a las autoridades a través de la Sección de Análisis, Diagnóstico y Planificación de Conaf, a generar un informe respectivo y las acciones que correspondan para gestionar estos residuos peligrosos y llevar tranquilidad a la población.

Tagged : # # #

Risco