Compartir

Este fin de semana, la Policía de Investigaciones de Chile desarrolló un servicio especial de fiscalización en las distintas localidades a nivel regional que se encuentran en transición y cuarentena, con el fin de verificar en terreno el cumplimiento de las medidas sanitarias en coordinación a las autoridades locales, fuerzas armadas, de orden y seguridad.

En ese sentido, los equipos de la Región Policial de Aysén se desplegaron por las localidades de Melinka y La Junta, y reforzaron los controles en las ciudades de Coyhaique y Puerto Aysén que retrocedieron a transición, controlando toque de queda, utilización de permisos de desplazamiento, cumplimiento de cuarentenas, uso de mascarillas y distanciamiento social.

Dentro de los resultados, “se denunció a dos personas por infringir normas higiénicas y de salubridad ya que, en conocimiento de cuarentena establecida por la autoridad sanitaria, incumplieron la medida, saliendo de su domicilio donde no pudieron ser controlados, tanto en la localidad de La Junta como en la ciudad de Puerto Aysén, generando un riesgo para la salud pública al ser casos positivos de Covid-19”, detalló el comisario Claudio Reyes, jefe de la Brigada Investigadora de Delitos del Medioambiente y Patrimonio Cultural (BIDEMA) Aysén.

En ese sentido, el jefe de la unidad especializada realizó un llamado a quienes están en cuarentena por ser casos Covid-19 positivos o contacto estrecho, señalando que “este tipo de medidas deben ser respetadas para evitar seguir incrementando los contagios a nivel regional, quienes no cumplen su cuarentena por ser caso covid positivo o contacto estrecho ponen en riesgo la salud pública de su entorno”, puntualizó el comisario Reyes.

Del mismo modo, en diferentes procedimientos policiales en Puerto Aysén y Melinka, se detuvo a seis personas, cuatro de ellas por vulnerar el toque de queda en Puerto Aysén y dos por incumplir las medidas sanitarias al transitar sin el debido salvoconducto para su desplazamiento en Puerto Aysén y Melinka. Tras informar al Ministerio Público, la Fiscalía instruyó apercibirlos al artículo 26 del Código Procesal Penal y dejarlos en libertad.

Sobre lo ocurrido en Puerto Aysén, el comisario Claudio Reyes detalló que tras el retroceso a transición se intensificaron las fiscalizaciones de las medidas impuestas por la autoridad sanitaria y control de toque de queda. En ese contexto, “luego de un patrullaje en el sector Ribera Sur de la ciudad, nos encontramos con un grupo de personas compartiendo en horario de toque de queda, deteniendo en flagrancia a dos hombres y dos mujeres, una de ellas mantenía cuarentena por ser notificada como contacto estrecho”.

Finalmente, los controles efectuados en Coyhaique arrojaron un buen comportamiento por parte de la ciudadanía, todas las personas controladas mantenían sus respectivos permisos de desplazamiento que los habilitaba para transitar en fase dos.

El jefe de la unidad especializada recordó que durante transición existe una serie de restricciones y medidas que buscan evitar la propagación del coronavirus, incentivando a las personas a “cumplir con las medidas sanitarias y denunciar aquellas acciones que pongan en riesgo la salud pública”.

Risco

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *