Compartir

Se trata de José Igor Casanova, adulto al cual dos personas buscan auxiliar, a través de la colaboración de la gente, para la construcción de una mediagua lo antes posible.

Nota por medio asociado Tehuelche Noticias

Hace cinco días comenzó a difundirse un video de un hombre que habita en precarias condiciones en un sitio eriazo de Coyhaique, ubicado entre las calles Almirante Simpson, Oscar del Río y Errázuriz. Las personas que lo difundieron solicitan apoyo, debido a las complejas condiciones climáticas y bajas temperaturas que se están presentando en esta época en la capital regional.

Su nombre es José Igor Casanova, un adulto de 50 años, originario de Cochamó, una localidad cercana a Puerto Varas, en Los Lagos. Este hombre recorrió Santiago, Punta Arenas e incluso Comodoro Rivadavia, hasta llegar a parar a Coyhaique, donde vive hace 5 años.

Actualmente genera lo mínimo para subsistir ayudando a estacionar vehículos en el supermercado Unimarc. En ocasiones trabaja entrando leña, y su pago depende de la voluntad de la gente. Lo que gana en el día, lo distribuye entre alimento y alcohol, además de sus perros que lo acompañan a diario.

José Casanova padece de alcoholismo leve, razón que lo llevó a vivir de la manera que lo hace hoy. “Mi padre fue quien me enseñó de pequeño a beber alcohol”, mencionó. Ha tenido la voluntad de ponerse en rehabilitación, de hecho, comenzó un tratamiento este año, en un centro de salud de la ciudad. Sin embargo, debido a la cuarentena, lo dejaron de atender, lo que lo hizo caer en este vicio nuevamente.

Fue acogido en el Hogar de Cristo, sin embargo, no tuvo una grata experiencia en el lugar, por lo que prefiere estar en la calle. “No me hallo en ese lugar, siento que no me conviene, en la calle siento que estoy mejor”, indicó.

Debido a esto, es que José se instaló en este sitio eriazo de la ciudad, donde vive en base a un colchón y varias capas de nylon que poco lo cubren del frío. Este lugar no es seguro, ya que varios jóvenes van de día y de noche a beber alcohol. “No tengo problema con que vengan, pero si hay algunos que son más problemáticos, el que corra riesgo, que corra nomás”, dijo.

Por esta razón, es que Marco Antonio Leiva y Luis Alberto Montiel, personas que conocieron y se hicieron amigos de don José, buscan, junto con la colaboración de la gente, la posibilidad de construirle un hogar. “En estos momentos, debido al clima, pedimos la colaboración de alguien que pueda ofrecer un terreno, además de personas que puedan colaborar con materiales, para la construcción de una mediagua en ayuda a don José”, señaló Marco Leiva. Se puede contactar con ellos, a través de sus números de teléfono. Luis: 9 9350 0953 y Marco: 9 5775 4189.

Por lo pronto, mientras Marco y Luis realizan las gestiones para adquirir un terreno, José solicita apoyo con frazadas y abrigo, para soportar las altas temperaturas que se están viviendo en la capital regional.

Tagged : # #

Risco