Compartir

En 2020, Ángela, estudiante de la Carrera de Trabajo Social de la Universidad de Aysén, inició un largo camino administrativo y judicial, tras denunciar por el delito de violación a uno de sus docentes (a la fecha de la denuncia), con quien mantenía una relación sentimental.

Nota en colaboración con Aysén Decide

Hoy, a poco más de un mes de que el Tribunal Oral en lo Penal de Coyhaique absolviera al acusado, Ángela, decidió hablar para insistir en su clamor por justicia y que la legislación chilena aborde de forma más específica los delitos sexuales cometidos en el contexto de relaciones afectivas.

¿Cómo ha sido este proceso para ti, te has sentido acompañada o respaldada por la Universidad de Aysén?

➤ Yo viví todo este proceso sola, denuncié en la fiscalía sola, todo este tiempo he estado sola con mis papás, yo soy hija única, por lo tanto hemos estado los tres y nadie se ha pronunciado. La máxima autoridad, nada. Solo una vez me llamó y fue porque le dijeron que me llame, no fue por iniciativa propia.

Entendemos que esa llamada se produjo luego de que en Risco Aysén publicáramos que la inacción de la Universidad, era uno de los argumentos utilizados por la defensa del docente para solicitar el sobreseimiento. ¿Le preguntaste a la rectora por qué no se habían hecho parte de la causa judicial?

➤ Este año sí, cuando absolvieron a Ítalo Carrera, con mis compañeras nos fuimos a tomar la Universidad de Aysén, que está ubicada en Obispo Vielmo. Una semana después tuvimos el primer diálogo con ella y le dije ¿Rectora por qué usted no se hizo parte, por qué no me llamó, por qué no se preocupó por mí? Y me contestó «Es que Ángela, yo no supe qué hacer, no supe hacerme cargo» y aparte reconoció que Ítalo era su amigo.

¿Cómo viviste este proceso judicial desde que decidiste denunciar?

➤ Fue muy difícil, desde antes porque cuando uno pone una denuncia por un delito sexual uno pasa por muchas etapas de revictimización. Tuve que ir al SML, contar mi historia; ir donde una psicóloga, contar mi historia; a una psiquiatra, al fiscal, al abogado, a la jefa de carrera y de nuevo delante de tres jueces. Es terrible, con el agresor ahí mirándome, que se reía, fue muy difícil.

¿Crees que en la investigación se hizo todo lo posible para buscar justicia?

➤ Ahora, con la cabeza más fría, me doy cuenta que el fiscal contreras, no debería haberse hecho cargo de este caso. Él me hizo clases y trabaja para la Universidad de Aysén, entonces de alguna u otra forma, él era colega con mi agresor. Cuando pedí explicaciones me respondieron que era el único fiscal encargado de delitos sexuales aquí en la región. Él tiene un contrato con la Universidad de Aysén, aún me hace clases, yo hablé con mi abogado y presentó la nulidad del juicio ante la Corte Suprema, y estamos a la espera de la respuesta.

¿Te sentiste cuestionada durante el juicio?

➤ Sí, que tengo mucho seguidor en Instagram, que yo tenía parejas anteriores, que por qué no acuse a mis parejas anteriores y a él sí. Si lo estoy acusando a él, es porque él fue. La rectora que conoce el caso, que me pidió disculpas y que quiere que le de una nueva oportunidad, no se ha acercado a ningún medio de comunicación a decir «Yo estoy con la estudiante» a reconocer su error. Solamente lo reconoce dentro de la comunidad universitaria y ahí queda, para mi eso no es un arrepentimiento real.

Ya nos has contado del difícil proceso que has debido enfrentar sola junto a tu familia, sin el apoyo de la Universidad y ahora con un fallo adverso de la justicia. ¿Qué sensación te dejó la decisión de los magistrados?

➤ Cuando lo absolvieron fui a tribunales a patear rejas, grité, tenía mucha pena y mucha angustia, porque yo en algún momento había confiado en la justicia, queda una sensación de pena, de desconfianza porque primero, la Universidad de Aysén me dio la espalda; segundo, la Justicia Penal me dio la espalda. Entonces, ¿en quién confío? 

Entendemos que al interior de la Universidad hay otras investigaciones administrativas que involucrarían al mismo docente que denunciaste. ¿Te sientes segura con la decisión tomada por Tribunal Oral en lo Penal de Coyhaique?

➤ Sí. Este señor, Ítalo Carrera, tiene más denuncias de hostigamiento, de acoso, de violencia académica, dentro de la Universidad de Aysén. Qué seguridad tengo yo de salir a comprar, si él puede estar ahí. El quedó libre de todo, absuelto de todos los cargos.

Sabemos que tu abogado presentó dos recursos de nulidad tras la decisión de los jueces de Coyhaique. ¿Qué es lo que esperas hoy?

➤ Yo espero cumplir algo que me puse como meta hace dos semanas, ir al Congreso y promulgar una ley para fortalecer la persecución de este tipo de violencia, para que las víctimas no se sientan solas, algo parecido a la ley originada por el caso de Antonia Barra. Mi segundo objetivo es que la Justicia anule el juicio, comencemos otro y que este señor pague con cárcel, como debería haber pagado desde el principio. Eso me daría tranquilidad.

Mencionas un caso emblemático como el de Antonia Barra, víctima de un suicidio feminicida. Sabemos que hay muchas víctimas que no se atreven a denunciar, en particular en casos como el tuyo donde existía un vínculo sentimental con el agresor. ¿Qué es lo que busca este proyecto?

➤ Yo me siento muy identificada con Antonia Barra, y esto no lo estoy haciendo solo por mí, lo estoy haciendo por Antonia, por Ámbar y por todas las compañeras que han sufrido algún tipo de violencia, ya sea sexual, psicológica o física. Si me están dando la oportunidad de avanzar en un proyecto de ley, yo lo voy a hacer.

¿Has tenido apoyo de parlamentarios y parlamentarias para impulsar este proyecto de ley?

➤ El diputado Alinco ha estado en contacto conmigo, él se ha acercado bastante a nosotros, entonces con él quiero trabajar y el está haciendo las gestiones para que me pueda reunir con la ministra de la mujer y con algunas parlamentarias.

Me señalabas que te da miedo salir a la calle, a comprar y encontrarte con tu agresor. ¿Qué opinas de que mientras tu vives con ese temor, él goce de libertad?

➤ Si te fijas en el Instagram de la funa de este señor, hay mucho testimonio. Cuando yo denuncié y lo hice público, se acercaron muchas niñas a mí a contarme su experiencia, incluso de otras regiones, situaciones similares donde él les ofrecía drogas, las violaba. Otras situaciones también donde ex parejas terminaban con terapias porque las dejaba muy mal psicológicamente. Que esté suelto ahora, ese patrón no cambia, ya no lo va a cambiar, menos ahora que la justicia le jugó a favor, validó su actuar y a mi me hicieron pebre.

 

Tagged : # # #

Risco