Compartir

La Policía de Investigaciones, a través de sus Brigadas Investigadoras de Delitos Sexuales, ha observado un aumento en las denuncias de índole sexual y en específico en el delito de abuso sexual de menor de 14 años a nivel nacional.

Según las cifras, a nivel nacional, es posible analizar que el 86% de las víctimas de estos delitos son niñas, quienes estadísticamente son vulneradas por personas que pertenecen a su entorno cercano, como familiares y amigos. Además, debido a la pandemia y el aumento de uso de internet, equipos móviles y redes sociales, el delito de grooming también fue al alza, por ello, el llamado de la PDI es estar alerta y denunciar.

A nivel regional, la Brigada Investigadora de Delitos Sexuales (BRISEX) Coyhaique es la unidad encargada de indagar delitos como violación; abuso sexual; estupro; producción, distribución, adquisición y almacenamiento del material pornográfico y promoción o facilitación de la prostitución de niños, niñas y adolescentes (NNA), entre otros.

De los hechos denunciados ante la Policía de Investigaciones, “durante el año 2021 en la Región de Aysén hubo un aumento del 4.9% de las denuncias sobre delitos sexuales, respecto al año 2020. Solo en el delito de abuso sexual de menor de 14 años la PDI recibió un 70.5% más de denuncias en comparación al año anterior”, explicó la subprefecta Isabel Hernández, jefa de la Brigada Investigadora de Delitos Sexuales Coyhaique.

Desde la BRISEX Coyhaique indican que “otro de los delitos con mayor cantidad de denuncias a nivel regional es el delito de violación de mayor y menor de 14 años, si bien tuvo una disminución de denuncias en comparación al año 2020, es necesario enfatizar en la importancia de continuar denunciando estos hechos por todos los canales habilitados por la PDI, Servicios de Salud y Fiscalías, esto es de vital importancia para que el Ministerio Público instruya investigaciones a la PDI a fin de determinar la figura de él o los responsables, auxiliar, resguardar y proteger la figura de la víctima y, por sobre todo, trabajar de manera eficiente con la finalidad de esclarecer el hecho denunciado”, apuntó la jefa de la unidad especializada.

Cómo opera el delito

Justamente, el delito de abuso sexual de menor de 14 años, explica la subprefecta Isabel Hernández, “se define como cualquier acto de connotación sexual y de relevancia, realizado mediante contacto corporal con la víctima o que haya afectado las partes íntimas o la boca de la víctima, aunque no haya contacto corporal con ella”, agregando que “el delito consiste en exponer a los niños, niñas y adolescentes ante conductas de significación sexual, ya sea a través de tocaciones impropias, exposición a material pornográfico, obligación de enviar, entregar o exhibir imágenes o grabaciones, lo que conocemos como grooming, con significación sexual del menor a otras personas, generalmente adultas”, subrayó.

Este último fenómeno, el grooming, es uno de los últimos cambios que se incorporó como parte de este delito y tiene directa relación con el aumento del uso del internet y la exposición de los niños, niñas y adolescentes a equipos móviles como computadores o celulares.

Desde la brigada especializada, detallan que otro de los delitos de mayor incidencia, se relaciona con los hechos de violación de mayor de 14 años y violación de menor de 14 años. Al respecto, la subprefecta Isabel Hernández señaló que “se incurre en este delito cuando una persona accede carnalmente a otra, sin su consentimiento y en distintas circunstancias, ya sea cuando se usa fuerza o intimidación, cuando la víctima se halla privada de sentido o cuando el agresor aprovecha su incapacidad para oponerse, y hasta cuando se abusa de la enajenación o trastorno mental de la víctima”.

Recomendaciones

En cuanto a algunas recomendaciones para prevenir la posibilidad de abusos de niños, niñas y adolescentes, la jefa de la BRISEX Coyhaique advirtió cuán importante es el rol que deben desempeñar “los padres, adultos responsables, profesores, familiares y amigos de niños, niñas y adolescentes deben permanecer siempre alerta a las señales que pueden mostrar nuestros niños, tanto en su conducta y en el lenguaje emocional”, ya que “existen situaciones de delitos de carácter sexual que se dan en contextos donde no existe evidencia o testigos presenciales, dificultando el esclarecimiento del hecho, por tanto, los indicadores físicos, emocionales y conductuales son claves a la hora de investigar estos fenómenos”.

Algunos consejos:

Los padres deben educar a sus hijos respecto a la protección de su intimidad y privacidad, especialmente frente a desconocidos.

Los NNA no deben dar a conocer a desconocidos datos personales como nombre, dirección, colegio y datos sobre la familia.

Conversa con tus hijos y conoce qué tipo de redes sociales utilizan, indicándoles que ante cualquier contacto, perfil o casilla electrónica de correo extraño tomen precauciones e informen inmediatamente.

Recuérdales que ellos tienen el poder de decisión frente a situaciones que provoquen sensaciones desagradables o vergüenza y pueden negarse a tomar contacto con desconocidos.

Mantén una constante comunicación con tus hijos para generar lazos y espacios de confianza.

Utiliza herramientas de control parental para supervisar y adecuar el tiempo de uso y consumo de redes sociales.

Además, la subprefecta Isabel Hernández realizó un llamado a denunciar delitos de carácter sexual de manera presencial en el Complejo Policial de Coyhaique, ubicado en Calle Dos N°086, o en el Cuartel Policial de Puerto Aysén, ubicado en Carrera N°731, para evitar la cifra negra de casos que no son denunciados. Del mismo modo, la jefa de la unidad especializada puntualizó que existe la “Guía de orientación para profesionales y docentes, hablemos de delitos sexuales”, disponible en el sitio web de la PDI y en el canal de YouTube, para orientar sobre estos temas.

“Los adultos tenemos la responsabilidad de cuidar y resguardar los derechos e integridad de nuestros niños, niñas y adolescentes”, finalizó la jefa de la BRISEX Coyhaique.

Tagged : #

Risco