Compartir

17 fueron la exposiciones que debió escuchar este lunes el Tribunal Pleno de la Corte Suprema de nuestro País, de quienes aspiran a convertirse en el Próximo Fiscal Nacional, que será el sucesor de Jorge Abott.

En la quina apareció finalmente el nombre del Fiscal Regional de Aysén, Carlos Palma Guerra, quien ejerce en esta zona desde el año 2017 y donde asegura, se realizó un trabajo que lo respalda en esta candidatura.

En conversación con Radio Bio Bio, el persecutor dijo que “El Ministerio Público de alguna forma en el devenir del tiempo se ha ido desconectando con la única esencia que debió haber tenido: persecución penal y resguardar el sentido social de la persecución”.

Actualmente Palma Guerra cuenta con 21 años de experiencia en el Ministerio Público, donde se ha desarrollado como Fiscal Regional (s), en el Bio Bio, logrando una reducción del 60% de los robos, según detalla. Además, fue Fiscal en Talca, asegurando que lo fundamental y clave del éxito de los persecutores es el trabajo con las comunidades.

En la entrevista el persecutor fue crítico respecto de como ha sido el funcionamiento del organismo, asegurando que se produjo un distanciamiento del trabajo con las víctimas y con la sociedad civil, asegurando que “la Ley dice que tenemos la obligación de oír a las víctimas, lo que nosotros tenemos que hacer es más que oírlas hay que escucharlas, hay que trabajar con la víctima, hay que ser empático con la víctima, fidelizarla en este proceso. No puede existir persecución penal sin trabajo con la comunidad porque la persecución penal es para la comunidad, somos un servicio público. Ahora, ¿por qué se produjo el distanciamiento? Esto fue paulatino, algunos le podrán decir que es la sobrecarga de trabajo, otros le podrán decir que en realidad la sobrecarga del sistema en general (…) Yo creo que esto es 100% responsabilidad del Ministerio Público, es nuestra”.

55% DE CAUSAS ARCHIVADAS.

Actualmente el 55 porciento de las causas penales en Chile son archivadas, de hecho, Santiago, en la Región Metropolitana es una con las tasas mas altas de delincuencia del País y corresponden a delitos violentos y ahí el porcentaje bordea el 70% de los archivos. “7 de cada 10 se archivan y tenemos un promedio nacional de 10% de sentencias. De las causas que se terminan solo el 10% terminan con sentencia, la contraparte es la Fiscalía Regional de Aysén”, asegura.

“(En Aysén) tenemos un 23% de archivo, (…) tenemos el porcentaje más alto de sentencias condenatorias del país, el 20% que es el doble. Entonces, hay factores ahí… y lo escuché de alguno de los candidatos, es fácil probablemente trabajar con Aysén, dicen algunos. Sin embargo, hay que tener muy presente que cuando llegué, o cuando mi equipo llegó a la región de Aysén, era la misma delincuencia, eran los mismos recursos humanos, eran los mismos recursos financieros. Sin embargo, la gestión y los resultados no eran los mismos”, señala, el que podría convertirse en el Próximo Fiscal Nacional.

CONFIANZA AL GOBIERNO

De aquí en adelante, la elección entra en la arena política. Y es que comunicada la quina al Presidente de la República, Gabriel Boric, este deberá presentar un nombre al Senado, donde deberá contar con 2/3 de respaldo.

En este sentido, Carlos Palma dijo que “Estoy a disposición del gobierno justamente para que provoquemos un cambio en el trabajo de la persecución penal, para que confíe el gobierno que vamos a producir el cambio, pero de la misma forma pedir que los otros organismos del Estado confíen en que vamos a hacer bien el trabajo y que contribuyan en el mismo” enfatizó.

Junto con esto, no quiso dejar pasar la oportunidad para mencionar que “es un hecho cierto: faltan fiscales, faltan funcionarios, hay una sobrecarga en general pero gran parte tiene que ver también con la falta de eficiencia del Ministerio Público”, relevando la importancia del trabajo de quienes han presidido hasta la actualidad el ente persecutor.

DESAFÍOS SI LLEGA A PRESIDIR LA FISCALÍA NACIONAL

Consultado sobre como trabajaría sus agendas a corto, mediano y largo plazo en caso de llegar a ostentar esta responsabilidad, en medio de la crisis por la delincuencia que enfrenta Chile, el Fiscal dijo que “las primeras (cosas) que hay que enfrentar es una criminalidad tremendamente descontrolada que hay en Chile con crimen organizado, tráfico de droga, armas, delitos muy violentos para poder transitar por las calles tranquilamente. Luego, lo primero que hay que hacer es atacar, insisto, en el centro, persecución penal eficiente, atacar la delincuencia organizada y todos los grandes delitos que hoy día vemos día a día en los noticiarios, y para eso, insisto, hay que ser eficientes, para eso hay que gestionar adecuadamente los recursos, hay que reordenar la fiscalía. Es un detalle no menor, nuestra estructura actual data del año 99. Es una estructura que obviamente obedece a la Ley Orgánica del Ministerio Público pero es una estructura, bajo mí mirada al menos, obsoleta, rígida, burocrática, donde tengo la facultad de un fiscal nacional de construir una política criminal que si no se usa adecuadamente se transforma, como hasta hoy, en 19 políticas criminales distintas en el país”.

A juicio de Palma Guerra, “quien tome las riendas del Ministerio Público tiene que ser además de un buen persecutor, tiene que ejercer adecuadamente la cuota de poder que le corresponde y tener habilidades blandas, para poder conversar con todos. Es decir, escuchar a todos y orientar la persecución penal, eso significa eventualmente reunirse y conversar, cierto, con todo el mundo, pero eso no significa transar nada, desde el punto de vista de las transacciones, desde el punto de vista ilegal».

 

Risco