Compartir

El Juzgado de Letras, Garantía, Familia y Laboral de Puerto Cisnes ordenó el cuidado personal de dos adultos mayores a sus hijos, tras constatar las condiciones de extrema vulnerabilidad y dependencia, que no se encontraban atendidas.

La audiencia que marcó el retorno a la presencialidad en el tribunal fue realizada también vía telemática y fue dirigida por el magistrado Fernando Acuña Gutiérrez, quien contó con el apoyo del consejero técnico Carlos Mejías Cabeza y de los diversos actores de la red de apoyo institucional.

“Se trata de una situación de abandono de dos adultos mayores. Son una familia con nueve hijos y una persona muy cercana. Cinco de ellos viven en Puerto Cisnes y el resto repartidos por todo Chile. Los adultos mayores estaban separados, por decisión de su familia, que pensó que así estarían mejor, pero antes el matrimonio había manifestado su voluntad de estar juntos”, sostuvo el magistrado Acuña Gutiérrez.

Añadió que: “Primero, se resolvió que ambos adultos mayores vuelvan a vivir juntos, esto tras disidencias de antigua data que los llevaron a separar de hecho a ambos cónyuges. Además, el tribunal tuvo que llamar a una salida innovativa, creativa y no imponer una sanción. Se logró que los hijos distantes colaborarán con dinero, que los hijos cercanos se organizarán e hicieran turnos de cuidado y además, y sobre todo que se respetará su voluntad de compartir juntos sus últimos años y para eso gracias a la ayuda que se articuló a partir de este consenso tuvimos la colaboración de parte del Departamento Social de la Municipalidad de Puerto Cisnes y se logró reparar la casa donde vivían, creando las condiciones necesarias para su bienestar”, explicó el juez.

En este sentido, el consejero técnico Carlos Mejías indicó que “cuando partimos con la causa se daba cuenta de situaciones de riesgo biopsicosocial, como se denomina. No obstante, al momento de la inspección del tribunal, habiendo pasado un tiempo importante desde el inicio de la causa, fueron mejoradas diversas condiciones habitacionales. Lo que permitió que finalmente se puedan reunir para retomar su vida juntos y con el apoyo de las redes institucionales puedan tener un mejor vivir”.

Asimismo, el tribunal decretó que una persona cumplirá la labor de administrador a cargo de los ingresos y gastos de ambos adultos mayores, dando cuenta de ello en las revisiones de la causa que se realizarán cada tres meses. De igual manera, se ordenó oficiar a la Corporación de Asistencia Judicial Local, para que efectúe las presentaciones pertinentes, tendientes a resolver la curaduría de ambos adultos mayores y una vez que aquella quede conferida cesarán las facultades de esta administradora provisional.

Defensa Jurídica Integral del Adulto Mayor

La abogada Mildred Vasquinzay Tapia, quien representa a los adultos mayores a través del Programa Defensa Jurídica Integral de la Corporación de Asistencia Judicial Biobio, valoró el trabajo colaborativo de las instituciones e hizo un llamado a la comunidad regional para que en caso de tener alguna situación similar se contacten. “Nosotros tenemos casos en Chile Chico, en Guaitecas, en Puerto Cisnes y en Cochrane, y esta abogada representa a las personas mayores que son víctimas de distintos tipos de violencias, entre ellas, la física, la sicológica y de abusos patrimoniales o de violencia económica que también se da mucho en la región”.

Risco